viernes, diciembre 24, 2004

In memoriam de Jesús Marcos Pérez, amigo del alma que se fue el 6-10-04

IN MEMEORIAM.

¡¡Sevilla!!. Hoy acaricio,
de esta noche de Octubre, el viento
que sobrevuela el pentagrama
del Guadalquivir. Me encuentro
en ese desacompasado orden de la vida,
que nos deparan los desconciertos.

Un aullido interior rompió mis módulos,
cuando el alba peinaba sus cabellos,
porque un amigo se me ancló,
en la meseta del silencio.

Quedó integrado en el alfoz oscuro
de las mieses que ardieron
y se consumieron.

Sólo nos queda ya el coloquio,
En el recuerdo.

Fueron reales el tiempo, las palabras,
los hechos,
El camino creado y consumido,
Las floraciones compartidas
Y los encuentros y reencuentros.

No pesará su pie sobre la tierra,
Ni en los senderos.

Desde ahora, será todo
Vuelos de realidades y de anhelos
Que concluyeron.

Me seguirá llegando su palabra
A través del cuaderno
De su impulsión hacia delante,
Hasta que el árbol cayó sobre los valles,
Aún llenos
De brillantes crepúsculos, donde se desplegaban
Bandadas de esperanzas y de alientos.

Asido al ideal de la armonía,
Fue un hombre libre, porque fue diverso.

Hablaré con su ausencia
De perlas y de términos

Y, cuando yo presienta,
Que captar horizontes, aún podemos,
Pararé en la glorieta de todas las auroras
Y esperaré el encuentro,
De imágenes y vértigos.

Por la razón de la razón perdida,
Tomaremos de estancia los espejos
Por donde transitaron
Los velos y las alas de nuestro devenir
Y el devenir eterno.


Sevilla 18 de Octubre de 2004.



1 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

2:35 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home